ChivaHermano! Choose your country for regional content about the most beloved football team in Mexico.

Con el rojo, blanco y azul.

25/11/2015 12:38 / Salvador Pacheco

Sus palabras reflejan una madurez y determinación poco común en un adolescente de 15 años, consecuencia de que ha sido protagonista de una vida 'diferente' desde su nacimiento en la provincia de Languedoc-Roussillon, en Narbonne, Francia, pues Víctor André Alcaráz Díaz vio la primera luz en aquel país europeo, donde sus padres cursaban un postgrado, pero nunca perdió su identidad mexicana, pues fue registrado en el Consulado Mexicano; vivió en territorio galo hasta que cumplió tres años y luego regresó a Guadalajara.

“Mis papás estaban estudiando allá, ya estaban casados, son científicos catedráticos universitarios, mi papá estaba en el doctorado y mi mamá en la maestría, vivieron siete u ocho años ahí, yo nací allá, estuve como dos años y medio y después nos vinimos a México.

“Mi mamá siempre decía que me tiraba mucho, había un balón en el suelo y me lanzaba, intentaba agarrarlo, siempre estaba en el piso, comía en el piso, vivíamos en un barrio gitano que estaba ubicado en una zona alta, a cada rato aventaba la pelota por la ventana, me tiraba en la cama, mi mamá decía ‘¿qué hago con este muchacho?’, y me puso a jugar futbol, no como portero, me metió en ese entonces a los tres años y medio al Club Oro, que después fue Chivas San Rafael, empecé como delantero, pero no me gustaba correr y preferí la portería, me encantó esa posición”, recordó con una sonrisa pícara en su rostro.

Identidad rojiblanca

Su amor por el Guadalajara le viene de familia, pues su padre, Víctor Alcaráz, le inculcó la pasión por el Rebaño Sagrado, pues también es Chiva de corazón; el joven arquero rojiblanco recuerda con emoción la primera vez que asistió al estadio para ver jugar a la escuadra tapatía, evento que lo marcó por la emoción de la que se contagió al ver y escuchar el apoyo que la afición le brindó a su equipo en todo el encuentro.

“Siempre le he ido a Chivas, toda mi familia es Chiva, recuerdo cuando mi papá me llevaba al Estadio Jalisco a verlos, era una sensación increíble, es de los momentos más padres de mi vida porque la primera vez que me llevó al estadio se me quedó grabado lo que significa Chivas, ver a la afición, como vivían el partido, cómo se emocionaban, me encantó, se siente que perteneces al equipo cuando entras al estadio, la familia de mi papá le va a Chivas, la de mi mamá le va al Santos porque son de La Comarca”, afirmó.

Proceso de formación

Cuando llegó a Chivas, André tenía un problema de sobrepeso, el cual en lugar de deprimirlo, fue una motivación para superarse y alcanzar sus objetivos, consciente de que la constancia y el arduo trabajo son los principales pilares para lograrlo, valores que le hicieron esforzarse para bajar cerca de 12 kilos y así su proceso de desarrollo futbolístico ha sido más completo, además que su crecimiento como jugador es evidente.

“Yo aproveché mi sobrepeso como una manera de superación, en la escuela casi no me decían nada porque estaba grande, pero yo lo vi como una manera de superarme, una manera de alcanzar un objetivo y saber lo que me esperaba si lo lograba y ahí están los resultados.

“En Chivas San Rafael estuve unos 9 años más o menos, fue largo ese proceso, veía muchos porteros que venían a Verde Valle a hacer pruebas, a mí nunca me mandaban y no entendía porqué, y gracias al profesor Jorge Peredo, quien me dijo que tenía que bajar de peso, porque no te voy a mandar si sé que no vas a quedar, me mandó con el nutriólogo y bajé 12 kilos, también el profe Édgar, después de ese proceso me dijo un día ‘te vas a presentar en Verde Valle a las tres’”.

“Cuando llegué y vi las instalaciones le dije a mi papá ‘me quiero quedar aquí, esta oportunidad no la voy a desaprovechar’ y me quedé. Dos meses entrené aquí y como dos meses antes de una Copa Chivas (2009) me avisaron que ya soy portero de las Fuerzas Básicas de Chivas, fue una satisfacción muy grande y fue una noticia increíble. Hace tres años empecé a brincar categorías con la 99, cuando me mandaron al (torneo) Sub 15 de Invierno, donde quedamos campeones, pero seguí con mi categoría y un año después me mandaron seis meses a la 99, y en el nuevo año me suben con la 98 en la Sub 17.

“Debuté con la Sub 17 contra León en el  Apertura 2014, fue en Verde Valle, desde una semana antes me avisaron que iba a jugar con ellos, me dijeron ‘prepárate, es lo único que te pedimos, y da tu máximo esfuerzo’, ese partido lo jugué muy bien, no me presioné, tuve dos o tres atajadas muy buenas, ganamos 2-0 y en la tanda de penales paré uno”, mencionó con palabras llenas de emoción.

Torneos Internacionales

Una parte importante en su proceso de formación ha sido el fogueo en competencias fuera del país en las que ha participado, las cuales eternó que han sido muy importantes para su desarrollo deportivo, pues el aprendizaje que ha adquirido en estos certámenes le ha dado una madurez para tomar decisiones cada vez más acertadas.

“El primer torneo internacional fue en la séptima división, fuimos a Estados Unidos tres años seguidos, la Danone Nation Cup en México y la final en Varsovia, Polonia, me tocó el torneo Sub 15 Internacional, en España el Villa de Benidorm, a Irlanda a la Galway Cup, me tocó ir a Catar, en Portugal la IberCup, la Manchester United Cup en Inglaterra, le ganamos al Real Madrid en penales y quedamos en tercer lugar”, recordó.

Motivación

El más grande aliciente que tiene para jugar al futbol son sus seres queridos. El apoyo de sus padres ha sido fundamental para forjar su carácter, pero además, denota gran pasión por ser guardameta y no duda en trazarse como objetivo el ser el mejor del mundo, hecho para el cual reconoce que se requiere de mucho esfuerzo, permanente hambre de trascender y sacrificio constante para materializarlo, aunque aseguró que él no piensa en que sea tal cual un sacrificio, pues refirió que cuando se tiene la oportunidad de hacer lo que a uno le llena se disfruta al máximo todo a su alrededor.

“Me motiva el poder sobresalir, superarme y hacer algo que me gusta, mi motivación es mi familia, pero también es ser portero, es mi pasión, aventarme, volar, sacar adelante el equipo cuando no responde, tomar la responsabilidad, echarte el equipo encima, es una compromiso que pocos entienden, pero quienes lo hacen lo gozan mucho más.

“El apoyo de mis papás que desde chiquito me inculcaron valores muy profundos y que aún mantengo, mi papá (Víctor Alcaráz González), mi mamá (Leticia Adriana Díaz Nájera), a mi hermano (Alan David) y a toda mi familia de Guadalajara, incluso los que viven en Torreón, son incondicionales para mí y mi fuente de inspiración.

“Lo más difícil que he tenido que sacrificar es el tiempo, muchas veces le digo a mi mamá que esta profesión la tienes que querer al máximo, no puedes dejar nada, y el tiempo es lo que más he sacrificado, no salgo por descansar, tengo partido o entrenamiento y me tengo que levantar temprano, pero realmente no lo es tanto, porque si te gusta algo no lo tomas así, también en la alimentación para poder estar aquí, quiero ser el mejor portero del mundo y estoy seguro que si sigo mejorando lo voy a lograr”, explicó.

Futuro prometedor

La posibilidad de estar cerca del Primer Equipo rojiblanco cotidianamente le permite convivir con los jugadores, situación que hace posible pensar en que el sueño de llegar al Máximo Circuito no está lejano y es una motivación más para continuar con el intenso trabajo que ha realizado desde su ingreso a la cantera rojiblanca.

“Desde que yo estaba chico me he llevado bien con 'Toño' Rodríguez, porque dentro del grupo de porteros es una hermandad, me llevo bien con todos, con (Rodolfo) Cota también, mi papá conoce a su papá porque también es científico, es ingeniero químico, siempre me he acercado a él por un consejo, por unos guantes, es una persona muy humilde que hace mucho por los arqueros de Fuerzas Básicas.

“Como todo en la vida tiene un sacrificio, tienes que analizar qué tienes que hacer para llegar a Primera División, te tienes que proponer las cosas para hacerlo, lo que siento cuando saludo a alguien de Primera División es cercanía”, indicó.

El joven guardameta de la cantera tapatía es consciente que tendrá que trabajar con intensidad para llegar a cumplir su sueño de llegar al Máximo Circuito del Futbol Mexicano, pero sus objetivos también incluyen la Selección Nacional, a la que ha sido convocado para el proceso de la actual Sub 15 y que será la Sub 17 para el Mundial de la categoría de India 2017

Sus objetivos...

A corto plazo: “Mantener y mejorar mi nivel, seguir trabajando con la Sub 17 el próximo torneo, seguir mejorando técnica, táctica, físicamente, que es fundamental para crecer, y va a ser lo primordial para mantenerme esa categoría”.

A mediano plazo: “Con la nueva Selección Sub 17 que nos va a tocar a nosotros, mantenerme en Selección Nacional como titular, primero ganar el Premundial y ganar el Mundial Sub 17, que eso me lo propuse desde la primera convocatoria.

A largo plazo: “Buscar la oportunidad de jugar en Primera División, se oye fácil, pero es con trabajo y esfuerzo que se va a lograr eso y esperar a que los equipos europeos se interesen por mi".

POSICIONES

Posición Equipos Partidos Puntos
10 1 1
11 1 1
12 1 1
13 1 0
14 1 0

  • US partners